Consejos para empezar un negocio con un presupuesto ajustado

Parece que todo el mundo quiere iniciar un negocio hoy en día, pero una cosa que tiende a detener a la gente es el hecho de que no tienen un gran presupuesto para trabajar. Sin embargo, no es necesario tener millones de dólares para tener una empresa exitosa para un asistente administrativo:

La Administración de Pequeñas Empresas afirma incluso que es posible iniciar un negocio con menos de 3.000 dólares, dependiendo del tipo de negocio que sea, por supuesto. Si iniciar un negocio es tu objetivo, pero te has dado cuenta de que no tienes demasiado para trabajar:

1. Utilizar herramientas gratuitas en línea

En su mayoría, muchas de las herramientas que se ofrecen para construir sitios web vienen en opciones gratuitas y premium. Aunque por lo general es una buena idea obtener las versiones premium debido al hecho de que vienen con más características, no hay nada malo en utilizar algunas de las herramientas gratuitas. Por ejemplo, puedes utilizar un constructor de sitios web gratuito cuando estés empezando. Registrarse y empezar a crear un sitio web es gratis, pero algunos de los planes, nombres de dominio y proveedores de alojamiento cuestan algo de dinero.

Además de las herramientas y servicios gratuitos, también puedes optar por algunas opciones más económicas. Por ejemplo, cuando te registres en un proveedor de alojamiento, verás que hay diferentes planes disponibles, algunos de los cuales sólo cuestan 2,75 dólares al mes. Elegir uno de estos planes más baratos te permitirá ahorrar algo de dinero.

2. Haz un plan de negocios

Independientemente del presupuesto con el que trabajes, es absolutamente necesario que tengas un plan de negocio. Sin uno, vas a sufrir muchos contratiempos en el camino. Junto con este plan de negocio, debes elaborar también tu presupuesto y plan financiero. Esto te permitirá ver con qué fondos cuentas cada mes y cada año. En el plan, debes asignar tus fondos de forma adecuada y tener en cuenta que probablemente no vas a poder pagarte un sueldo durante mucho tiempo.

Cuando tengas un plan redactado, será menos probable que gastes el dinero de forma arbitraria, y tendrás un registro de adónde va tu dinero cada mes. Esto te ayudará a determinar dónde deberías ahorrar y dónde vale la pena gastar. Mientras tanto, asegúrate de ceñirte a este presupuesto para no llegar a final de mes sin nada.

3. Trabaja desde casa

Durante la pandemia, mucha gente empezó a odiar el hecho de tener que trabajar desde casa. Se empezó a insistir en la importancia de poder separar el trabajo del hogar. Sin embargo, cuando estás empezando tu propio negocio con un presupuesto limitado, puede ser una buena idea hacer crecer el negocio desde casa, al menos al principio. Esto se debe a que muchas empresas suelen destinar la mayor parte de su presupuesto a gastos de alquiler. Cuando se trabaja desde casa, se puede ahorrar ese dinero, que se puede invertir en algo mejor o que se puede utilizar para encontrar un gran espacio de oficina más adelante.

También es posible trabajar desde casa si tu negocio no es online, como por ejemplo si eres peluquero o maquillador, pero considera tener una habitación o entrada separada de donde quieres que esté tu negocio para ayudar a mantener tu vida laboral y doméstica separadas y para dejar a tus clientes con una impresión profesional.

4. Aprende a hacer algunas cosas tú misma

Cuando estás empezando, es probable que no tengas fondos para pagar a los empleados. En ese caso, puede ser una buena idea aprender a hacer algunas cosas usted mismo. Por ejemplo, no es necesario contratar a un desarrollador web para crear su propio sitio web. Es relativamente fácil de hacer, y todas las plataformas tienen un montón de tutoriales por si te quedas atascado.

También puedes poner a prueba tus habilidades de escritura a la hora de desarrollar las diferentes páginas y contenidos del sitio web. Además, puedes consultar muchos tutoriales diferentes para tomar fotografías profesionales y agradables. En definitiva, aunque muchas personas sí que prefieren contratar a profesionales para llevar a cabo diferentes tareas, hay muchas cosas que puedes hacer por tu cuenta.

5. Busca financiación y subvenciones

Que no tengas un gran presupuesto para trabajar no significa que sea completamente imposible financiar tu negocio. De hecho, hay muchas formas de financiar tu negocio que no implican pedir préstamos.

Puedes intentar buscar subvenciones en lugares como la Administración de Pequeñas Empresas, Crowdfunding y tu gobierno local o estatal para recibir financiación adicional. Las subvenciones son completamente gratuitas y no tienes que devolverlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *