Cómo cuidar tu ropa interior

La ropa interior femenina es un arma real! Muchas mujeres (¡y hombres también!) Están de acuerdo con esta afirmación y lo confirmarán de buen grado: no es casualidad que la ropa interior se considere una poderosa herramienta de seducción. Sin embargo, para realizar esta función, debe ser impecable, y solo el cuidado adecuado preservará su belleza y ternura.

A continuación, presentamos métodos probados de SocialMenta para ayudarlo a mantener las piezas más delicadas de su guardarropa en las mejores condiciones.

Almacenamiento antes del lavado

En algunos casos, intentar abrir un recipiente de comida olvidado en una bolsa es como desactivar una bomba. Desafortunadamente, placeres igualmente dudosos esperan a quienes almacenan cosas sucias en recipientes de plástico cerrados. Piense: en las inmediaciones y sin posibilidad de ventilar estarán los calcetines sucios de su esposo y su sostén favorito recién comprado. Una canasta de mimbre o textil con acceso de aire natural es la más adecuada para almacenar la ropa que se va a lavar ; esto evitará la aparición de un olor a humedad desagradable.

Reparaciones menores

La ropa interior de alta calidad no es barata y no debe cambiarse debido a problemas menores que se pueden solucionar fácilmente en cuestión de minutos. ¿Cuidas su ropa “exterior”, cosiendo un botón casi arrancado o escondiendo las bocanadas? Los daños menores en la ropa de cama son más fáciles de reparar de inmediato, sin esperar problemas a gran escala que hacen que las cosas sean completamente impresentables.

Leer las etiquetas

Cada fabricante de prendas está obligado a informar al comprador potencial sobre los métodos de lavado. Estas recomendaciones son realizadas por profesionales en su campo, en base a los materiales y tecnologías utilizados en los productos, por lo que definitivamente no debes descuidar sus consejos. Pero si ya ha cortado las etiquetas y no recuerda lo que contenían las puntas del fabricante, o no comprende completamente el significado de los pictogramas, lávelo a mano.

El lavado a mano es el mejor amigo de la lencería, de eso no hay duda. Pero aquí también se deben seguir algunas reglas:

  • Para no dañar accidentalmente las telas delicadas, quítese todas las joyas de las manos: relojes, anillos, pulseras.
  • Cuanto más fría esté el agua de lavado, mejor.
  • Los lavados de manos y los enjuagues delicados son ideales tanto para la ropa interior como para las irritaciones y alergias de la piel.
  • Disuelva bien el detergente en agua, luego sumerja suavemente su sostén o bragas en el lavabo.

Sin fuertes impactos y esfuerzos de las manos. Es importante que los sujetadores no pierdan su forma, que los huesos no se deformen y que la delicada tela no se dañe ni se desprenda.

Las mallas de nailon son una prenda de vestir extremadamente delicada, incluso los modelos resistentes al soplo no son resistentes. Por lo tanto, uno debe tener cuidado no solo al usar medias, sino también al lavarlas. Elija un detergente líquido, ya que el polvo del nailon es más difícil de quitar y pueden quedar manchas blancas en las mallas. Cuando se lave, frote suavemente las pantimedias, especialmente en los pies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *