Al comienzo de un nuevo año, la mayoría de nosotros nos proponemos ser una persona mejor. Más en forma, más sano, más tranquilo, más fuerte, más rico (parezco una mega mezcla de Kanye): hay un sinfín de cosas en las que todos desearíamos convertirnos. Pero algo en lo que a menudo no pensamos es en nuestros hábitos de trabajo. Puede que nos propongamos un nuevo trabajo o un ascenso, pero nos olvidamos de hacer cambios en el día a día.

Aquí tienes 6 propósitos de Año Nuevo para hacer en el trabajo, que te harán más asertivo, más hábil y más preparado para tu próximo movimiento. Siga estos consejos de De Todo y Un Poco Más:

1. Deja de disculparte por los días de enfermedad

“Hola, lo siento mucho, pero no me encuentro bien, seguiré conectándome y haciendo lo que pueda, pero puede que tenga que tomarme unas horas libres, así que lo siento”.

¿Te resulta familiar? Promete dejar de disculparte por los días de enfermedad en 2021. Este último año ha demostrado una cosa importante: si estás enfermo, tienes que quedarte en casa y recuperarte. Solía pensar que no disculparse por estar enfermo significaba ser maleducado, pero se puede ser asertivo y educado y, al mismo tiempo, considerado con la carga de trabajo del equipo. Además, si te quedas fuera del trabajo y te mejoras, afectarás mucho menos a tus compañeros a largo plazo. Uno o dos días de baja es mejor que 8 días a media capacidad.

Intenta decirle a tu jefe que te vas a tomar un día por enfermedad, en lugar de pedírselo. Tu lenguaje y tu tono cambiarán ligeramente, pero te pone en control y elimina esa relación tipo “padre e hijo” en la que a veces nos quedamos atrapados.

2. Anota tus habilidades a medida que aprendes

Cuando empiezas un nuevo trabajo, está muy claro lo nuevo que se siente todo, y lo abrumador que puede ser aprender nuevos programas, habilidades y sistemas. Pero cuando lo hacemos día tras día, es fácil olvidar cuánto hemos aprendido realmente.

Lleva un registro de los nuevos sistemas con los que trabajas o las habilidades que desarrollas y añádelos a tu CV o a tu perfil de LinkedIn a medida que avanzas. Así te asegurarás de sacar el máximo partido a tu experiencia la próxima vez que vayas a solicitar un puesto.

Si hacerlo en tiempo real es demasiado, prueba a escribir lo más destacado de tu trabajo o algo nuevo que hayas aprendido al final de cada semana. Conviértelo en un ritual a una hora fija cada semana, y pronto tendrás el hábito de crear ese registro.

3. Llama a la discriminación

Lo entiendo, es difícil, y decir lo que piensas (sobre todo en Zoom) puede parecer muy, muy raro. Pero es fundamental que lo hagamos. Si ves algún tipo de discriminación, di algo. La forma de hacerlo depende de ti: no tiene que ser pública ni llamar la atención sobre ti específicamente, pero el hecho de que hayas planteado el comportamiento como un problema es lo principal. Ya sea que Derek en las cuentas haya hecho un comentario inapropiado sobre las mujeres o que se haya deslizado un insulto racial en la reunión de la mañana, haz que tu misión sea decir algo cuando veas algo.

4. Lleva un registro de los logros

Los logros, grandes o pequeños, a menudo pueden quedar absorbidos en el trabajo diario sin ni siquiera una palmadita en la espalda. Toca tu propia bocina y lleva un registro de tus momentos de mayor orgullo en el trabajo. Ya sea algo tan grande como ganar un premio o conseguir un nuevo cliente, o algo tan pequeño como que a alguien le guste tu trabajo o que cumplas con un plazo de entrega muy ajustado, llevar un registro de esos pequeños momentos puede ayudarte a revisar cómo vas en el trabajo, saber cuándo es el momento de seguir adelante e incluso ayudarte a reforzar tus solicitudes para nuevos puestos en el futuro.

5. Pide un aumento de sueldo si crees que te lo mereces

En estos momentos se da por sentado que los aumentos de sueldo son un gran no. Aunque algunas empresas han anunciado congelaciones salariales, muchos jefes se limitan a aprovechar la pandemia y a relajarse en el dulce silencio de sus empleados, que se sienten demasiado asustados para pedirlo.

Si crees que te corresponde un aumento de sueldo y sientes que se están aprovechando de ti al no conseguirlo, mantén la conversación. Plantear la cuestión es importante, y aunque no consiga el aumento en el acto, recibir un “no” significa que puede solicitar una revisión en 3-6 meses como parte de su negociación. Durante ese tiempo, mantén un registro del valor que has añadido, y presenta tu caso demostrando por qué lo vales.

6. Planifica las vacaciones anuales cuando te convenga

Las vacaciones anuales van a estar de moda cuando se nos permita volver a viajar, así que, aunque tengamos que ser flexibles para acomodarnos a las peticiones de todo el mundo para no dejar las oficinas vacías y los teléfonos sin contestar, sigue apostando por lo que quieres. A no ser que estés realmente contento con retirarte y dejar que otros reserven tiempo libre primero, pon tu petición junto a la de todos los demás y mira a ver qué pasa. Retroceder porque otros griten más fuerte que tú puede hacerte sentir amargado y escaso por haberte perdido algo.

Para saber más visite: Diario Como